FORMAS DE EVITAR EL ÁCIDO LÁCTICO » ¿Cómo prevenirlo?

Advertisement

El ácido láctico es de gran importancia para el organismo, ya que gracias a sus propiedades actúa como una fuente de energía; sin embargo, vale la pena resaltar que si se produce un exceso del mismo, puede ocasionar un bajo rendimiento en las actividades diarias e incluso daños en los músculos. Es por ello que es necesario saber cuáles son las formas de evitar el ácido láctico en exceso, a fin de prevenir sus efectos adversos.

Advertisement

Formas de evitar el ácido láctico: ¿Cómo mejorar sus niveles?

Formas de evitar el ácido láctico

Antes de conocer las diferentes formas de evitar el ácido láctico, es importante saber por qué es necesario evitarlo o en todo caso mejorar sus niveles. Pues este ácido se produce naturalmente en el organismo durante el esfuerzo; es decir, cuando las personas practican alguna actividad fuerte o ejercicio físico.

Advertisement

Además, se puede obtener también por medio de la alimentación, ya que hay muchos alimentos ricos en ello. Por lo tanto, si este ácido se acumula en el cuerpo más rápido de lo que es eliminado, es cuando comienzan a aparecer los síntomas de fatiga y debilidad muscular; por ende, es necesario controlarlo, a fin de prevenir esas posibles reacciones adversas.

Es por ello que a continuación te mencionamos las diferentes formas que existen para evitar el ácido láctico en el organismo y, por consiguiente, los efectos que produce su acumulación; entre ellas tenemos las siguientes:

Ejercicio físico

El entrenamiento regular es clave para evitar el ácido láctico, pero es importante que sea controlado y de acuerdo a las capacidades de cada quien; no hay que esforzarse demasiado. En caso de presentar algún ardor durante el ejercicio físico, significa que hay una acumulación de ácido láctico, por lo tanto en esos casos es necesario reducir la intensidad para poder recuperar el aliento y que el oxígeno llegue a los músculos.

Por otra parte, es importante que antes y después de realizar los ejercicios se hagan una serie de estiramientos, ya que el ácido láctico tarda en dispersarse unos 30 a 60 minutos, por lo que al estirarse ayudará a aliviar cualquier dolencia o sensación de ardor. Además, es necesario descansar entre entrenamientos para que nuestros músculos se recuperen.

Hidratarse

Ingerir mucho líquido ayudará a evitar la acumulación del ácido láctico, ya que el mismo es soluble al agua. Esto quiere decir que cuanto más hidratado te encuentres, menor será la probabilidad de acumular ácido láctico en el cuerpo.

Así que es importante beber mucha agua o líquidos en general, pero no solo cuando se esté practicando alguna actividad física, sino en todo momento de nuestro día a día.

Alimentación balanceada

Mantener una buena alimentación es otra de las formas de evitar el ácido láctico. Pero para ello es necesario incluir en nuestra dieta diaria alimentos ricos en magnesio, potasio, vitamina B y ácidos grasos, ya que llevando un equilibrio en lo que comemos, podremos evitar la acumulación de ácido láctico en nuestro organismo.

Algunos de estos alimentos son:

  • Frutas
  • Verduras
  • Hortalizas
  • Frutos secos
  • Legumbres
  • Pescado azul
  • Aceites vegetales

Tomar bicarbonato con agua

El bicarbonato de sodio con agua es una sustancia alcalina que ayuda a evitar la acumulación de ácido láctico en los músculos. Es por ello que se recomienda ingerir un poco antes de hacer alguna actividad física, ya que esto hará que su aparición se retrase, o en todo caso, que se evite.

Estos son los cuatro aspectos claves para evitar y mejorar los niveles del ácido láctico en el cuerpo, así que si sigues al pie de la letra todos estos consejos podrás prevenir la acumulación del mismo y, por ende, las dolencias que producen sus efectos.