ÁCIDO LÁCTICO Y FATIGA » Descubre su relación

Advertisement

El ácido láctico es una fuente de energía importante para los deportistas. Sin embargo, el ácido láctico y la fatiga han estado comúnmente asociados; puesto que diversos estudios han comprobado que este ácido es uno de los causantes de la fatiga durante el entrenamiento.

Advertisement

Los beneficios del ácido láctico o lactato en el organismo son muchos. Sin embargo, al encontrarse asociado a la fatiga; se sugiere que los niveles del mismo, deben ser regulados, evitando los excesos.

Producción de ácido láctico

ácido láctico y fatiga

Advertisement

El ácido láctico se produce directamente en el organismo. Por lo general, los músculos demandan oxigeno para poder cumplir con sus funciones. Sin embargo, cuando una persona se encuentra realizando ejercicios con un gran nivel de intensidad; la demanda de oxígeno por parte de los músculos incrementa, y es probable que el organismo como tal no pueda satisfacerla.

Normalmente los músculos llevan a cabo un metabolismo aeróbico que les permite el suministro de energía que necesitan. Sin embargo, en los casos mencionados anteriormente, los músculos desarrollan un sistema de continuidad, que les permitirá seguir funcionando correctamente. Esto consiste en cambiar el metabolismo aeróbico, por el metabolismo anaeróbico, el cual no requiere de oxigeno para funcionar.

Básicamente este proceso se lleva a cabo cuando los músculos descomponen los carbohidratos usando el metabolismo anaeróbico, para poder desarrollar energía; esto a su vez, origina lo que se conoce como piruvato. Entonces, cuando existe suficiente oxígeno en el organismo, el piruvato se suele descomponer, para a su vez proporcionar más energía. Sin embargo, cuando no existe mucho oxígeno, el piruvato se convierte en ácido láctico.

Ácido láctico y fatiga ¿por qué se relacionan?

ácido láctico y fatiga

Existe la creencia de que el ácido láctico es el principal responsable de la fatiga que se presenta tras un duro entrenamiento; de hecho, existen algunos estudios que lo indican. Sin embargo, muchos otros estudios han comprobado que no es precisamente el ácido láctico el produce la fatiga directamente.

Cuando se lleva a cabo un ejercicio de alta intensidad, y ocurre el proceso descrito anteriormente en donde el piruvato se convierte en ácido láctico. Una vez esto sucede, el ácido láctico se descompone en un compuesto llamado lactato; el cual puede ser eliminado por el cuerpo al transformarlo en energía, lo que a su vez conlleva a un efecto secundario, en donde se liberan iones de hidrógeno. Sin embargo, en los ejercicios muy intensos la producción de lactato es muy alta, y por lo general suele ser superior a la tasa de eliminación; lo que a su vez conlleva a que se acumule el lactato en los músculos y en todo el torrente sanguíneo.

Por ello, cuando se habla de cansancio muscular y fatiga, se suele inmediatamente asociar al ácido láctico. Ya que en general es este proceso el que produce cansancio muscular.

¿Realmente el ácido láctico produce la fatiga?

Si asociamos la fatiga a un proceso de «producción» del ácido láctico en general, podríamos decir que directamente no la produce. De hecho, existen muchos estudios que se han especializado en determinar que el lactato no es el responsable como tal de la generación de fatiga.

Realmente lo que produce la fatiga es el aumento de la acidez en los tejidos, lo cual a su vez es una consecuencia de la liberación y acumulación de iones de hidrógeno.

Por otro lado, existe la creencia popular de que el ácido láctico es el responsable de el dolor o ardor que aparece días después de practicar algún tipo de ejercicio físico. Sin embargo, esto es falso, puesto que el lactato suele ser eliminado rápidamente del organismo, una vez se culmina de ejercitar los músculos. Esto suele deberse más bien a los minúsculos daños que sufren los músculos tras la exposición a una rutina de ejercicio fuerte, a la cual no se está acostumbrado.